QT DESTACADO

Moda solidaria: el modelo de los Charity Shops en Reino Unido

Moda, publicidad y sus excesos por Cat Orange

(Por Cat Orange) Desde siempre, la publicidad ha sido un gran aliado a la hora de dar a conocer marcas y lograr que sean reconocidas por el público. El mundo de la moda no es una excepción. De hecho, ha logrado posicionar a Casas de moda a través de campañas innovadoras con sellos únicos. Pero ¿qué pasa cuando el afán por dar a conocer una propuesta traspasa lo límites de lo clásico y llega a un edificio patrimonial?

¿Cuál es el límite?


No todo es color de rosa, en ciertos casos, la publicidad influye de tal manera en el público, que termina potenciando muchas de sus acciones e incluso interviene y modifica espacios. Un ejemplo de ello se pudo ver hace algunos días en la ciudad italiana de Milán, cuya Catedral –de gran atractivo turístico- fue utilizada para colgar la última publicidad de la marca británica Burberry, como evidencian las fotografías del periodista Stefano Rellandini de la agencia Reuters.



Si bien hay una cantidad importante de gigantografías publicitarias en muchas ciudades del mundo, es primera vez que una campaña de moda es expuesta en un lugar considerado como patrimonio arquitectónico y religioso, por lo que la imagen causó bastante rechazo entre los habitantes de la ciudad, así como de los turistas que esperaban ver la Catedral del Duomo tal como es y no con un afiche gigante de una marca de ropa.

Otro ejemplo de excesos publicitarios se vivió hace unos años, cuando las Casas de Alta Costura comenzaron a incluir en sus avisos publicitarios a modelos delgadísimas de rostros enfermos, lo que llevó a que muchas jóvenes y segudioras de estas marcas comenzaran a adelgazar para poder usar ciertas prendas y asemejarse a las top models de la época, como la reconocida y admirada Kate Moss.

En lo personal, creo que una herramienta tan útil como la publicidad, podría ser mejor utilizada por las marcas, no sólo para mostrarse y crear fidelidad, sino también para ser un aporte a los consumidores, y no destacarse por ejemplos negativo o intervenciones a los espacios culturales y turísticos, ¿ustedes qué opinan?



*Cat Orange es periodista y blogger de tiempo completo, amante de la moda, el diseño y la decoración.

1 comentario:

  1. Quizás es bueno que sucedan estas cosas , así nos obliga a despabilarnos y darnos cuenta como las marcas están dispuestas a traspasar muchos limites (los que se ven y los que no) y reflexionar hacia donde están llegando en su afán de vendernos y mirar si queremos pertenecer a ese juego,y no por un tema religioso -como en este caso-,si no de cuidarnos. También me parece tan burdo la "estrategia" de ponerse en el "mejor" lugar y no solucionar a través de algo creativo,bello, sutil ,mas ameno..que bien que genero polémica pk quiere decir que tan pavos no somos y que no deben subestimarnos!! ..gracias por el post!!!.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios realizados en este blog son de exclusiva responsabilidad de quien los escribe, por eso te pido altura de miras y conversación - discusión sin ofensas o acusaciones que no se puedan probar. QT es un medio colaborativo, ayúdame a mantenerlo de esa manera.