Mi visita al taller de Uchi Bolcich en Bariloche

A lo pies del cerro Otto, rodeado de ciencia, inventos y naturaleza, se encuentra el taller de la diseñadora, Uchi Bolcich. En este entorno mágico, concibe sus creaciones, que nos conectan con su inspiración y nos hablan de indumentaria con una potente identidad local. Los invito a pasear por su mundo creativo, que tuve la suerte de conocer en vivo y en directo gracias a mi viaje a la Pre Mica Patagonia.

El taller de Uchi Bolcich

Habían terminado las rondas de negocios y mi agenda estaba desocupada. De pronto me encuentro con German Lang, diseñador y coordinador del área diseño de la Pre Mica (que conocí en persona 2010 en Bs As) y me hace una atractiva invitación. Laureano Mon, investigador de Inti Textiles junto con Gonzalo Fabras, director de la revista 90+10 estaban en el taller de Uchi Bolcich en el km 2, a los pies del icónico cerro Otto, y nos animan a que los acompañemos.

Entrada al mundo creativo de Uchi

Inmediatamente acepto su propuesta y desde ese minuto comienza un viaje, que nos permitirá inmiscuirnos en el mundo privado de Uchi.

Llegamos al taller tipo 14.00. Comemos unos pasteles, muffins y scoons (los dos últimos gentileza de German) y comenzamos una conversación que nos traslada por diversas temáticas, que nos conectan con nuestros quehaceres, como también con lo que nos apasiona y moviliza. En un momento decido tomar fotos y toda la atención se vuelca a nuestra anfitriona.


Para que se hagan una idea, el taller de Uchi está rodeando de árboles. Es más, un árbol se inserta armónicamente dentro de él. En la muralla puedo ver las ilustraciones de sus prendas, y una larga mesa rodeada por libros, papeles y objetos de diseño de autor (junto a nuestras cosas, que provocan cierto caos en este ambiente orgánico). Junto al árbol hay dos percheros que recorren la trayectoria de Uchi y que me permiten ver como ha ido evolucionando y encontrando su identidad. Luego sabré que su historia con el láser -su rasgo distintivo en términos de técnica aplicada a las prendas- es más antigua de lo que pensaba. Su papá era experto en esta materia y sólo lo supo, cuando se dejó cautivar por su luz.


De hecho, en el momento que empezamos a conocer más sobre su papá, entendemos el universo que configuró la infancia de Uchi, y por qué se aventuró a explorar un área tan poco experimentada -en esta parte del planeta- como lo es el estampado en láser. Su papá es científico e inventor innato. El patio (el taller está en la casa de sus padres) lo delata: un serie de reliquias de objetos e inventos, que me hacen pensar que estoy en un capítulo de "Cazadores de tesoros".


Sin duda, algo de esa creatividad desbordante y ese deseo por transformar y potenciar su entorno de manera amigable, es posible observar en las creaciones de Uchi. Sus prendas son una oda al viento de la zona, que bate con diferentes energías las aguas del Nahuel Huapi y la flora que lo rodea. Su paleta de colores nos remite a esta bella postal a la que Uchi nos ha permitido acceder.

German Lang, Uchi Bolcich, Laureano Mon y Gonzalo Fargas en el taller de Uchi

Me queda claro que su relato creativo está conectado con todo lo anterior. Su historia, su familia y su localidad están representados en su marca. La visita a su taller me cierra el círculo: las prendas de Uchi evocan el sur de Argentina. Pero no cualquier sur, el sur de Uchi Bolcich, ese en que los árboles crecen en medio de las casas, y en donde el lago y el viento son parte de la "danza" cotidiana de sus habitantes.

Vestido de Uchi en desfile Pasarela Patagonia de Pre Mica Patagonia

Desfile de Uchi en BAFWeek. Foto: Autoría BsAs

2 comentarios:

  1. Que hermoso!!!! <3 que ganas de iniciar algo así acá...gracias sofi por mostrarnos estas maravillas

    ResponderEliminar
  2. Que buena nota! Felicitaciones!

    ResponderEliminar

Todos los comentarios realizados en este blog son de exclusiva responsabilidad de quien los escribe, por eso te pido altura de miras y conversación - discusión sin ofensas o acusaciones que no se puedan probar. QT es un medio colaborativo, ayúdame a mantenerlo de esa manera.