QT DESTACADO

Moda solidaria: el modelo de los Charity Shops en Reino Unido

Moná: moda infantil que se la juega por la reutilización

Las propuestas de moda infantil entretenidas y fuera de la media todavía son escasas en el mercado nacional. Al menos eso pensaba Fran Gabler. Por eso decidió hacer algo un poco más rotundo y con el valor del diseño de autor, dando vida a Moná. "Me gusta el valor de lo manual, el cariño que uno le pone a algo cuando lo crea, desde los botones forrados con la misma tela que está hecha la prenda, hasta las combinaciones de géneros", explica. Pero eso no es todo, un elemento diferenciador de su marca es la reutilización de prendas que compra en tiendas de ropa usada y ferias y que utiliza como materia prima. Hoy nos contará qué la llevó a esta apuesta.

La propuesta de Moná


"Moná está dirigida a niños de 2 a 7 años, y a padres que buscan dar una identidad única y distinta a sus hijos. Al ser en su mayoría ropa confeccionada con telas reutilizadas, no hay más de uno o tres diseños con el mismo estampado, lo que asegura la exclusividad de cada prenda. Elaboramos prendas de carácter atemporal tanto por su diseño como por su calidad, a través de una rigurosa elección de telas y confección que prioriza la comodidad y resistencia de cada modelo. Todas las colecciones se fabrican en Chile con mano de obra local".


Los factores que influyen en el proceso creativo de Moná


"Creo que el imaginario de los niños tiene que ver mucho con la fantasía de cómo quieren ser cuando grandes. En eso suelen tomar como referentes a sus papás, hermanos mayores o personas de la televisión. Moná es ropa de grandes para chicos. Casi toda la ropa que hago me la pondría yo si hubiera de mi talla, y muchos me dicen lo mismo cuando la ven. Así que los modelos que hago son pensando en eso, y cuando escojo las telas también me fijo en que sigan esa línea".


Los criterios para seleccionar la ropa - materia prima de Moná


"La opción de crear ropa con telas de prendas ya usadas, responde a dos cosas. Primero, a la falta de telas de buena calidad en el mercado nacional. Cuesta encontrar un buen algodón, popelina, o rayón con un estampado atractivo. En la ropa usada hay muchas opciones en ese sentido, y además asegura la exclusividad de la prenda, porque con una camisa, por ejemplo, puedo hacer máximo unas dos o tres prendas iguales. Lo segundo es el tema del reciclaje, ocupar algo que ya existe y darle un nuevo valor, además tratar de enseñar el concepto a los niños, me parece algo bueno.


Los lugares donde voy son principalmente ferias de Santiago y Valparaíso, y las tiendas de calle Bandera. Todas las prendas las lavo apenas las compro y las suavizo con un detergente especial. Cuando las prendas de Moná ya están listas, las llevo a una lavandería para darles un segundo lavado y el acabado textil pertinente. De todas formas, es importante decir que muchas prendas tienen una mezcla de telas de ropa usada con telas nuevas, principalmente denim".


La opción de Moná por la reutilización 


"Porque lo encontré entretenido, y se ajustaba a lo que quería hacer que es reciclar. Por un lado, es un desafío crear moldes pequeños, y hay un montón de detalles en que hay que fijarse (para que sea cómodo y fácil de poner, para que sea resistente a los juegos y movimientos, para que se ajuste bien al cuerpo y los pañales), y por otro lado, el que la ropa sea pequeña me permite que de una camisa talla XL, por ejemplo, puedan salir dos vestidos. Es decir, me permite ocupar mejor las prendas usadas".


El futuro de Moná


"Honestamente, no sé. A corto plazo espero sacar una nueva colección y que la marca vaya creciendo".

(Fotos gentileza de Moná)

0 comentarios:

Todos los comentarios realizados en este blog son de exclusiva responsabilidad de quien los escribe, por eso te pido altura de miras y conversación - discusión sin ofensas o acusaciones que no se puedan probar. QT es un medio colaborativo, ayúdame a mantenerlo de esa manera.