QT DESTACADO

Moda solidaria: el modelo de los Charity Shops en Reino Unido

Los 125 años de Triumph y mis impresiones de la celebración

Cumplir 125 años en el mundo de la moda es un logro que hay que aplaudir de pie. Si ello se consigue, además, sin perder la calidad y estilo, entonces hay que celebrarlo con bombos y platillos. Bajo esa premisa, Triumph nos invitó a festejar con ellos sus 125 años en el Museo de Arte Contemporáneo (MAC) con un desfile de sus nuevas colecciones y un exquisito cóctel. Si bien la velada pudo ser perfecta, hubo detalles que me dejaron con gusto a poco. ¿Quieren saber cuáles fueron?


Lo bueno y bonito de los 125 años de Triumph

El MAC de Parque Forestal estaba convertido en un bello salón, que me recordó el romanticismo, la elegancia y el espíritu sexy de un cabaret parisino de principios del siglo XX (uno se sentaba -si llegabas temprano- en mesitas bellamente decoradas). En un ambiente íntimo de luces bajas, rosas y champagne. Todo muy coherente con la bella invitación que recibí en la que, mediante una especie de liga, se me instaba a acompañar a la marca a festejar sus 125 años.


Luego de un largo rato de espera -ya les contaré de eso-, que compartí con mi amiga Pía Montalva -después se sumó la simpatiquísima Denisse Leighton con su amigo Mikel-, se dio inicio al desfile, donde proyectaron imágenes históricas de la marca, mientras la modelos nos mostraban las últimas colecciones de Triumph: Perfect Shape, Valisère y Triumph 125 Anniversary Vintage Collection, que sacaron suspiros tanto a mujeres como hombres. A mi particularmente, me encantaron las de toque más vintage y los "vestidos moldeadores" de su propuesta Perfect Shape. De hecho, me tratada de imaginar usándolos en diversas ocasiones desde las más formales a las más festivas.

Acá dos ejemplos de mis favoritos del desfile

Finalizado el desfile, pude deleitarme con parte del rico cóctel que preparó mi sobrino Pablo Bagnara, sin embargo, tuve que arrancar cuan Cenicienta moderna -sin dejar el zapato tirado obviamente- al encuentro de mi amado, porque tenía que regresar a Viña (ser madre fashionista +  profesional - asalariada es harto más complicado y menos glamoroso de lo que piensan).

Lo mejorable de los 125 años de Triumph

Ok. Vivimos en Chile, el país que dentro de la media latina es de los más puntuales, lo que no significa que los eventos partan a la hora. Por lo mismo, tengo claro que si te citan a las 20.30, el evento no partirá hasta media hora más... Media hora, no 1 horas y 10 minutos... Sobre todo, porque hay gente como yo -parece gansa, pero trabajo con el Asia Pacífico donde la impuntualidad es muy mal vista- que tratamos de ser puntuales y que después de la larga espera comenzamos a perder interés. Creo que las marcas deben comenzar a educar a sus invitados, sobre todo si el marco es tan formal y bien producido. Le resta glamour las largas esperas. Si uno se caracteriza por partir relativamente a la hora, obligará al resto a apurarse, ya que sabrá que si no lo hace, se perderá lo mejor.


Ahora, otro detalle que considero debería evaluar está relacionado con el desfile. 125 años se cumplen una vez en la vida. Aunque suene a cliché este simple hecho obliga a que no sólo la producción general sea impecable, sino también la puesta en escena del desfile. No digo que en Triumph no lo fuera, pero no tuvo nada fuera de lo común. Dados los años de trayectoria de la marca, esperé una pasarela donde se narrara una historia, la de la marca, acompañada no sólo de imágenes, sino también de música ad hoc y tal vez alguna performance, que nos trasladara a la mística original y actual de Triumph.


En fin, la velada fue agradable. Siempre es grato compartir con los amigos de la escena fashion criolla y gozar de un espacio donde el diseño se respira. Sin embargo, como me han enseñado los asiáticos, "la perfección del detalle siempre es indicadora del fondo". En las grandes celebraciones nunca hay que perderlos de vista... Por mientras, quedémonos con el sabor dulce de estos 125 años, que han convertido a Triumph en sinónimo de calidad y tendencia en ropa interior y que le ha valido millones de seguidoras a lo largo del mundo. Me sumo a ellas.

(Fotos gentileza de Triumph)

2 comentarios:

  1. Pensé que trabajando en Asia Pacífico tenías un sueldo, por lo de "ser madre fashionista + profesional - asalariada es harto más complicado y menos glamoroso de lo que piensa". PLOP!

    ResponderEliminar
  2. jajajaja Anónimo, se nota que no entendiste nada de nada... jajaja. Te recomiendo aprovechar el finde largo para darte una vuelta por el sitio de la RAE.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios realizados en este blog son de exclusiva responsabilidad de quien los escribe, por eso te pido altura de miras y conversación - discusión sin ofensas o acusaciones que no se puedan probar. QT es un medio colaborativo, ayúdame a mantenerlo de esa manera.