QT DESTACADO

Sr. Gonzalez estará en 3º edición de Mercedes-Benz Fashion Week Chile

Diseñador opinólogo con vestidos en juego: ¿si o no?

Un diseñador puede convertirse en un gran crítico de moda. Incluso no siendo tan buen diseñador. En el periodismo pasa con los editores. Sin embargo, cuando tiene vestidos en juego, ¿puede criticar? Ayer en la gala del Festival de Viña del Mar 2012 escuchamos los comentarios de Luciano Brancoli, siendo que varios de sus vestidos estuvieron en la alfombra roja. ¿Poco ético? Yo creo que sí. Revisemos por qué.

Creo en la opinión libre y responsable. Sin embargo, también creo en la abstención o la declaración de incompetencia cuando hay intereses en juego. No sólo los jueces pueden hacerlo, también cualquier persona que entiende que estar en una posición privilegiada y defenderse es poco ético. No sé cuál será el código ético de los diseñadores, conozco sólo el de mi profesión, pero la conducta de Luciano Brancoli me sorprendió, sobre todo viniendo de un diseñador docente.

Hay que tener cuidado con lo que se dice, sobre todo cuando se está en una posición ventajosa

Ok, que sea crítico, que opine todo lo que quiera, pero que no hable de sus vestidos. Que opte por el silencio y le ceda la opinión a su compañero aceptando con humildad los comentarios, de la misma forma que lo hacen sus colegas en sus hogares, sin posibilidad de dar explicaciones, ni justificar decisiones. Que no use ese espacio como tribuna para desenmascarar a clientas fallidas, defender hasta el hartazgo sus modelos o promocionarse. Eso no se hace. Por pudor yo no lo haría, por ética tampoco.

Si bien, este hecho puede sonar a baladí, me resulta grave sobre todo porque Brancoli le está entregando sus conocimiento y experiencias a los jóvenes del AIEP. Él es un ejemplo para las generaciones a las que le enseña, lo que supone actuar con mayor responsabilidad y no creer que por ser una alfombra roja "al chilean way", se pude tomar licencias, que en el mundo ningún otro diseñador se toma. 

Creo que esta situación debe hacernos reflexionar y comprender que las posiciones privilegiadas, donde quiera que estén, no sólo atentan contra las leyes del mercado, sino también contra los código éticos de todas las profesiones.

(Foto principal: Rusty Sheriff )

3 comentarios:

  1. Tienes mucha razón pero entre los chilenos lo que menos abunda es el criterio, la corrección o la honestidad. Yo creo que somos el producto de una educación sin valores, donde lo más importante es ser más pillo y ganarle el quien vive a los demás.
    Y los que pusieron a Brancoli y Castel en esa situación de privilegio asumieron que la crítica despiadada y el chaqueteo vende. ¡Así somos!

    ResponderEliminar
  2. Que bien Sofi !,muy acertada tu reflexión y valiente también,no hay como tener libertad para opinar ,anoche en un placer culpable vi la tonterilla y pensé lo mismo ,pero, como puede estar opinando de sus vestidos o dejando en evidencia a sus clientas (con su versión del asunto),pero, bueno es la tribuna que se da en TV ,no esperemos mucho mas , también deja en evidencia la calidad docente como comentas ,que en el fondo la escuela lo que le interesa es tener un"rostroautorizado" marketeable para atraer estudiantes,la calidad docente no le puede importar menos ,pero, lo mejor de todo es que así como es nos refleja como sociedad ,y esta bien que nos deje en evidencia pk así van surgiendo fuerte las voces que no quieren que esto continúe , están las personas , están las herramientas de medios sociales,esta todo dándose para generar los cambios (de todo tipo) y me alegra mucho que uses tu tribuna para decir lo que sientes es correcto.

    ResponderEliminar
  3. A mi me parecieron horrendos sus comentarios en la gala del festival; esta insistencia en que él es docente, la odiosidad de decir quien le dejó con vestidos hechos (probablemente a muchos les ha pasado) y aparte que habla de sus propios vestidos, como bien dices tu, debe quedarse en silencio y dejar que otros opinen. Aparte me parece que está obsesionado con la delgadez porque trató muy mal a cualquier mujer con cierto (y digo cierto, porque muchas veces ni para eso daba) sobrepeso. De verdad una vergüenza que gente así tenga tribuna para decir lo primero que se le pasa con la cabeza y que más encima ponga en mal nombre a los docentes.

    Aún sigo siendo de título docente y vergüenza me da compartir gremio con personajes así.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios realizados en este blog son de exclusiva responsabilidad de quien los escribe, por eso te pido altura de miras y conversación - discusión sin ofensas o acusaciones que no se puedan probar. QT es un medio colaborativo, ayúdame a mantenerlo de esa manera.