QT DESTACADO

Moda solidaria: el modelo de los Charity Shops en Reino Unido

Yo lo probé: Glam Bronze Wild Instinct de L'Oréal

Le tengo respeto al sol. He leído y escuchado tanto sobre el daño que provoca en la piel, que huyo de él en verano. Sin embargo, mi convicción tiende a relativizarse cada vez que veo los cuerpos bronceados que rondan por mi ciudad. Para esos momentos L'Oréal creó el polvo compacto para rostro Glam Bronze Wild Instinct. Yo lo probé y hoy te cuento qué tal me fue.


Glam Bronze Wild Instinct de L'Oréal

No es primera vez que utilizo un polvo compacto tono "bronceado" para rostro en la época estival. Ello, porque en una ciudad con playa, el blanco de la cara -y cuerpo- deja de ser atractivo y se convierte en sinónimo de enfermedad. Si bien trato de ignorar estas ideas, muchas veces sucumbo ante la vanidad. En esas oportunidades aplico productos como el Glam Bronze Wild Instinct de L'Oréal ($6.990 - US$15 app), que conocí gracias a que la marca me lo envió para probarlo.

Aunque la línea original cuenta con tres tonos, a Chile llegarán sólo los dos superiores

Mi primera impresión fue de curiosidad. El color mate -para pieles más claras- estaba mezclado con vetas de dorado. ¿La razón? Darle un efecto "luz del sol" a la piel y de esa manera intensificar la idea del bronceado. Ok, ¿pero cómo funciona eso en la práctica? Tomé una esponja para polvos compactos que tenía limpia -el envase no trae una- y comencé a aplicármelo en el rostro partiendo por la nariz. ¡Error! Porque el color inmediatamente se fijó en mi piel, junto con los brillos, y la diferencia con el resto de mi cara era notable (y cómico por cierto). Ahí traté de arreglar mi metida de pata esparciéndolo en lo que faltaba de mi rostro y echando sólo un poco de polvos en la esponja.


Al final el resultado fue suave y natural, gracias a la dosificación del producto. Mi idea era subir un tono, pero no parecer bronceada tipo solarium. Sin embargo, supuse que si lo hubiera hecho más enérgicamente habría quedado además de muy bronceada, muy brillante. Eso, porque las vetas iniciales del polvo son muy grandes y realmente se impregnan en la esponja. No obstante, una vez que se usan completas, en el interior sólo quedan pequeños destellos brillosos que generan un efecto más natural y sin tanto glitter.


Por lo mismo, creo que no es un producto apropiado para quienes odian el brillo facial, porque la "luz del sol" no se acaba. Es decir, el Glam Bronze Wild Instinct es brillante per se. Igual creo que el resultado es interesante si se aplica bien y sin exagerar. Además está pensado como un complemento del autobronceante Sublime Bronze Mousse que todavía no abro (ya les contaré!). ¿Qué te parece a ti? ¿lo probarías?

5 comentarios:

  1. Uy, yo hice al revés, probé el mousse y no los polvos. Seguiré tu ejemplo y me animaré esta semana. Qué tal quedará con brocha?

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Sue, supongo que al principio -cuando el producto está nuevo- quedarás brillante, pero luego se irá suavizando. De todos modos la brocha genera un efecto más matizado que una esponja. Me cuentas cómo te va!
    bss

    ResponderEliminar
  3. tambien yo use el autobroncenate primero, es lindo el color que otorga a la piel. pero no se queda mucho, se va con el baño pudiendo quedar la piel manchada.
    ahora bien , me asalta una duda respecto d ela duración... sera real que una vez abierto el envase solo dura seis meses??

    gracias, nos vemos.

    ResponderEliminar
  4. Hola disculpa aun tienes el que es el tono medio el tono 302 ? Si es así crees que lo venderías? Saludos!! Me interesa mucho :)

    ResponderEliminar

Todos los comentarios realizados en este blog son de exclusiva responsabilidad de quien los escribe, por eso te pido altura de miras y conversación - discusión sin ofensas o acusaciones que no se puedan probar. QT es un medio colaborativo, ayúdame a mantenerlo de esa manera.