El día en que las fashion bloggers perdieron la cordura

Los fashion week están llegando a su fin cargados de un aire algo viciado respecto a las fashion bloggers. En diversas publicaciones estadounidenses (más un post de la gran Lore Pérez) se deja en evidencia el “extraño” comportamiento que ha empezado a asumir este segmento. Hoy hablamos del día en que las blogueras de moda perdieron la cordura.

Las fashion bloggers muestran la hilacha

Primero algunas aclaraciones. No me siento identificada con la clasificación “fashion blogger” que hoy se yergue en la industria. De hecho, creo que con el tiempo, escribir en un blog se ha convertido en un asunto de formato y estilo, más que en algo que me defina profesionalmente. Soy periodista, lo que supone que parte de mi esencia tenga que ver con esta acción; que lo esté haciendo en un blog es una opción de forma, más que de fondo.

En este contexto, no deja de impactarme las últimas noticias que han comenzado a circular en la red sobre el comportamiento -que roza en lo patológico- de algunas blogueras de moda celebreties (y otras que ni tanto), que se están convirtiendo en el Grinch de la fiesta fashionista.

¿Se está distorsionando la visión de las fashion bloggers? Foto original: Sam Cosmai

¿Por qué? No porque la contaminen de mal humor y negatividad, sino porque están haciendo uso de su “posición privilegiada”, mintiéndoles a sus lectores, haciéndoles creer, por ejemplo, que las grandes marcas (dícese del sector lujo) las invitan a eventos o les regalan productos, que ellas mismas se compran. Lo peor, es que luego les agradecen públicamente vía “las redes sociales” por esos “no regalos” (what!).

Otras incluso llaman a las oficinas de los diseñadores aduciendo que se les perdió la invitación al desfile, cuando jamás han sido invitadas. Obvio son descubiertas y quedan pésimo.

Sí, tal como lo oyen, algunas fashion bloggers comenzaron a creerse demasiado un cuento, que a todas luces, ni siquiera tiene hojas, y que está cosechando las risas e ironías de la industria de la moda. El New York Fashion Week fue la guinda de la torta y ahora las anécdotas, como las que les mencionaba, han surgido por borbotones.

¿Qué pasó en el camino? ¿Cuánta responsabilidad tienen las fashion bloggers en esta transformación de “reinas outsiders” a “grinch”? ¿Quién es el “culpable” de esta metamorfosis: el chancho o el que le da el afrecho? Cualquiera que sea la respuesta la premisa parece clara: sin un código ético, que incluya trasparentar vínculos y relaciones -reales- con las marcas, no sólo se pierde credibilidad, sino también se auto condena al sepukku público, pero sin honor (vaya paradoja!).

(Foto principal, sin caras de grinch, de PR Couture)

4 comentarios:

  1. La culpa es del chancho y también del que le da de comer!
    Todos los medios les han dado de comer a las/los fashion bloggers, algunos alcanzando tratamiento de estrella de rock!
    Periodistas o no, blogs buenos o malos, blogs de autoras modelando compras recientes o de fronts rows, con imágenes propias o "prestadas", todos opinan, aconsejan, critican o "analizan" según un cristal propio más o menos conocedor... Pero al fin y al cabo, cristal mediante: hablar o escribir de moda desde fuera.
    Si no se trabaja dentro del rubro de la moda nunca se va a tener la experiencia para poder hablar/escribir con propiedad, con conocimiento de causa, con el expertise del trabajo diario en un campo muy específico, que conlleva sacrificio, esfuerzo y mucha preparación, aunque desde fuera pueda percibirse como frívolo o "fácil".
    Lamentablemente si fashion bloggers sintieron que podían pertenecer a una categoría especial de superestrella, es porque alguien se los hizo sentir.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, ese fenómeno también sucede en Chile, y las historias de fashion bloggers descarriada y con complejos de divas pasan a cada rato. No sé si es culpa de la industria, pero creo que tiene más que ver con la sensación -superficial- de superioridad que algunas personas necesitan, y están dispuestas a pasarse de la raya para lograrlo.

    Por lo demás, también es culpa de los lectores ingenuos que se creen todas esa sarta de mentiras y hasta piden más...

    ResponderEliminar
  3. Bueno, tengo opiniones encontradas con este tema ¿Qué es una fashion bloguer?? Quién tiene autoridad para señalarte o elevarte como tal?? Soy periodista, también tengo un blog en el que hablo de moda y tendencias, me autodenominé fashión bloguers porque escribo de moda. Hablar de ética en este contexto de los blogs es cómo querer hablar de ética en política ¿No les parece? De última cada quien hace lo que quiere con su blog y con su vida... blog hay muchos y de muchos tipos, tantos como diversidad de personas hay. Yo, por lo general no critico lo que hacen los otros, y cada uno hace lo que puede, desde el lugar que puede y con los recursos que puede...

    ResponderEliminar
  4. No tenía idea de estas últimas noticias que compartes, me reí mucho debo confesar. Apoyo que en menor escala me parece que esto también pasa en nuestros lares. Pero finalmente esto tiene de todos lados, la gente sigue leyendo o admirando a estas figuras por lo tanto fomentan su locura y las marcas les siguen usando.

    Cosas de nuestra época, yo ni sé si soy fashion blogger o beauty blogger o asdf blogger. Solo sé que bloggear me gusta mucho y me hace feliz, por eso lo hago :).

    Saludos Sofi!

    ResponderEliminar

Todos los comentarios realizados en este blog son de exclusiva responsabilidad de quien los escribe, por eso te pido altura de miras y conversación - discusión sin ofensas o acusaciones que no se puedan probar. QT es un medio colaborativo, ayúdame a mantenerlo de esa manera.