QT DESTACADO

Moda solidaria: el modelo de los Charity Shops en Reino Unido

Historias de belleza: ¿te harías un "retoque" o cirugía facial?

Quiero envejecer con dignidad. Por lo mismo, desde que comencé a acercarme a los 30s (voy en los 32) he tratado de tener un rutina de belleza y vida, que me ayude a seguir "creciendo" armónicamente. No busco parecer de 15, pero tampoco quiero verme mucho mayor de lo que soy, por eso no tengo ningún problema en probar nuevas cremas o recibir recomendaciones de amigas. En esa misma línea, varias veces me he planteado la posibilidad de, en un futuro, realizarme algún tipo de "retoque" facial menos invasivo que la cirugía.  Pero ¿qué nos lleva a escoger una u otra opción, o tal vez ninguna? Hoy le doy vuelta.


La belleza es joven


Aunque suene duro decirlo, en este siglo, la belleza es sinónimo de juventud. Es cosa de ver la cabida que tienen en el mercado laboral las mujeres mayores de 40 -y los hombres- y las exigencias permanentes a las que somos sometidas por conservar una apariencia "joven".

Les mentiría que soy de la idea de revelarme, no echarme más crema y envejecer "a la antigua" (llevado al extremo porque los tratamientos de belleza existen desde "antes de Cristo"), porque realmente no me interesa. Pero tampoco me interesa convertirme en una persona diferente o peor aún, en una persona sacada de un "calco" (se me cayó el carnet!, jo!). Porque una gran mayoría de las mujeres, que se someten a muchas cirugías faciales, terminan con una apariencia atigrada (sí de tigre), que me descoloca y las hace perder los rasgos que conforman su esencia. Dejan de ser ellas, porque su "nuevo rostro" hace desaparecer al "antiguo", el de nacimiento.

Me impresionó ver a la gran Kim Novak en los Oscar 2014. De hecho, esta reflexión surgió de verla. Foto: NY Daily News - Getty Images

Pero también hay otras mujeres, que se han valido de los últimos avances de la ciencia y se han hecho ciertos retoques con métodos menos invasivos, que les han permitido lucir con un rostro fresco, pero sin dejar de ser ellas, ni reducir su edad "a la mitad", sin medir las consecuencias. Creo que yo me adscribiría a este grupo. Me gusta verme bien y creo que si uno tiene la posibilidad de sacarse partido, no debe reprimirse, pero tampoco rayarse al estilo de la madrastra de Blancanieves.

Sally Fields en los Oscar 2014. Ella integra el club de "los retoques" no invasivos. Club al que no tendría problemas en adscribirme en el futuro. Foto: Eonline

Para mi verme radiante y joven no sólo tiene que ver con las cremas que me echo, sino también con mi salud física y mental, con cómo me siento al verme al espejo y cómo me enfrento al mundo. Por lo mismo, creo que al tener ese equilibrio probablemente uno necesitará menos "trucos" para mantener esa "luz" y envejecerá bellamente. Sin embargo, no me niego a hacerme algún día un tratamiento tipo el "facial del vampiro" (tu sangre es centrifugada, se extraen las plaquetas, que son inyectadas en algunas zonas del rostro - aunque me da un poco de nervio igual) u otros, que sin llegar al bisturí, me ayuden con mi objetivo de envejecer con dignidad, sin dejar de ser yo.

Mientras le doy vuelta a qué tratamiento usaría en el futuro, hay otras que hacen de "conejillos de indias" por nosotras

Y tú, ¿te harías un retoque o cirugía facial? 

0 comentarios:

Todos los comentarios realizados en este blog son de exclusiva responsabilidad de quien los escribe, por eso te pido altura de miras y conversación - discusión sin ofensas o acusaciones que no se puedan probar. QT es un medio colaborativo, ayúdame a mantenerlo de esa manera.