QT DESTACADO

Moda solidaria: el modelo de los Charity Shops en Reino Unido

Historias de moda: las costureras de cabecera

Hubo un tiempo en que la ropa no era desechable, sino un bien heredable, que pasaba de generación en generación. En esa época las costureras eran un actor tan indispensable como el médico familiar. Cuando vivía en la casa de mis papás en Villa Alemana, con mis hermanas teníamos una costurera regalona, Maritza, que vivía en una calle cercana y que siempre se las ingeniaba para copiar la hechura de ese pantalón favorito, desafiándonos a comprar telas y pensar en nuevos desafíos de moda. Pero ¿qué rol tienen hoy las costureras? ¿dónde están? Te invito a darle una vuelta.


Las costureras: oficio indispensable


Si bien una de mis hermanas (Magdalena) sigue visitando a Maritza, quien se trasladó a Quilpué; yo también encontré a una costurera que me salva, cada vez que descubro que una prenda ya no me queda como antes, o cuando me compro un pantalón y mi 1,60 me obliga a hacerle basta. La sra. Edita, que vive en Placilla y me visita en mi oficina cada vez que la necesito, es igual que la hada madrina de la Cenicienta: se las arregla para que el calce vuelva a ser perfecto.

En Valparaíso hay muchos locales donde se hacen "ajustes de ropa". El de la foto está en la calle Diego Portales, detrás del Jumbo

Porque seamos sinceras. Mucha ropa que compramos de grandes marcas o incluso de diseño, pero no hecha a medida, es susceptible a arreglo. Una bajada inesperada de peso, los continuos lavados o hasta el cambio de modelo de sostén pueden alterar su calce y, por ende, como nos queda. En esos momentos las costureras se vuelven indispensables. De hecho su rol es tan importante en la vida de quienes nos gusta el buen vestir (y no queremos parecer Alvin y las ardillas), que las cuidamos como tesoro.

Además con tanta ropa desechable dando vueltas, ellas son una tremenda solución para arreglar / reutilizar ropa antigua de mejor calidad o para tratar de volver a la forma una prenda que se deformó a la primera lavada. También lo son en épocas de crisis, donde hay que apretarse el cinturón y renovar lo que ya se tiene.

De hecho, entre amigas es común compartir el dato de la costurera como una información que vale oro. En Valparaíso cerca del Congreso, hay por lo menos dos costureras con buena mano. La primera está en un negocio casi secreto frente al Congreso (por Victoria), al lado de una tienda de juegos de azar, en un pequeño pasaje de locales comerciales, en el que hay que entrar por una puerta de fierro. Si bien tiene muy buena mano, la última vez que le llevé cosas no quedé muy conforme con sus tiempos de respuestas, que asumo estaban alterados por ser época de inicio de clases.

La puerta de entrada de la costurera frente al Congreso

La segunda trabaja en una tienda de ropa de calle Victoria y es el ángel de la guarda fashion de una amiga, a quien siempre la saca de apuros.

Pero las costureras no sólo son indispensables para los consumidores, también lo son para los diseñadores. Sobre todo cuando necesitan aumentar el stock. Por lo mismo, muy pocos las comparten, y las cuidan como hueso santo. Para que decir cuando esas costureras se juntan y forman un taller.

Si bien en regiones las costureras siguen teniendo un rol fundamental en la vida de las fashionistas, en la capital pasan más desapercibidas. Por lo mismo forman parte de esa información valiosa que sólo algunas afortunadas tienen, y se corre de boca en boca. Este rasgo reafirma su rol y nos demuestra que si bien los años no han pasado en vano para ellas, su oficio logró reinventarse y estar cada día más vigente.

Y tú, ¿tienes una costurera de cabecera?

(Foto principal gentileza de Makinita de Coser)

2 comentarios:

  1. Sii!! Compartan datitos de buenas costureras en Stgo! ;)

    ResponderEliminar
  2. Tendré con una estrellita este post, porque siendo de región siempre he tenido una costurera de respaldo, y ahora que me cambié a Valpo quedé sin hada madrina, así que este post cayó como anillo en el dedo.
    Saludos

    ResponderEliminar

Todos los comentarios realizados en este blog son de exclusiva responsabilidad de quien los escribe, por eso te pido altura de miras y conversación - discusión sin ofensas o acusaciones que no se puedan probar. QT es un medio colaborativo, ayúdame a mantenerlo de esa manera.