QT DESTACADO

Moda solidaria: el modelo de los Charity Shops en Reino Unido

Viaje por Edimburgo: la historia del tartán escocés

Hasta antes de ir a Edimburgo, Escocia, mis conocimientos sobre el tartán se remitían a puros lugares comunes. Sabía que era un elemento identificador de la cultura escocesa, pero también un recurso creativo usado por diseñadoras como Vivienne Westwood, quien lo asoció a la subcultura del punk. Ello ha permitido, que muchas de nosotras, sin tener mayor vinculación con esas tierras hayamos tenido, en algún momento de nuestras vidas (en mi caso en la niñez) una falda de tartán. Pero ¿cuál es la historia del tartán? ¿dónde es posible encontrarlo en Edimburgo? Hoy enunciaré las respuestas, luego de mi recorrido por el mundo del tartán escocés.


El tartán escocés y el Highland


Pero ¿qué es el tartán (tartan en inglés)? El tartán se refiere al patrón de líneas verticales y horizontales cuya trama se conoce como sett, muy popular en la cultura del Highland, Escocia; fabricado con lana y teñido con tinturas extraídas de la vegetación de la zona.

Mapa de Escocia de Lonely Planet para que se ubiquen especialmente

En la Scottish Tartan Authority existe una línea del tiempo, que circunscribe sus orígenes al 1200 AC. No obstante, uno de los primeros tartán encontrados es el Falkirk tartan (230 AC), que posee un patrón de dos colores y se exhibe en el Museo Nacional de Escocia. Se habla también que los primeros registros escritos de su existencia datan recién de 1538.

El Falkirk tartan

Pero más allá de todas estas consideraciones, cuando llegué a Edimburgo me hablaron mucho de la asociación del tartán con los clanes familiares de la zona y con su utilización para actos oficiales. Además de la idea de que uno debe tener un cierto de grado de identificación con "la trama" para utilizarlo.

Sin embargo, investigando descubrí que originalmente ninguna de estas consideraciones existían y que sólo hace unos siglos la cultura del tartán surgió como efecto del rescate del patrimonio de las Highlands o Tierras Altas posterior a la prescripción de su uso, que hizo el gobierno británico tras la Batalla de Culloden (1746, que dio término a la rebelión que se desató en Escocia el año anterior). Esta prohibición duró hasta 1782 y fue avalada por “The Disarming Act”.

Un uniforme militar de tartan que data de 1910, anterior a la Primera Guerra Mundial. Es usual encontrar a hombres vestidos con él y tocando gaita en los sectores turísticos (a cambio de propinas de los transeúntes)

Pero hubo una compañía textil, que estuvo ajena a esta ley y que siguió produciendo para el regimiento de las Highlands y las familias de clases alta: William Wilson & Sons of Bannockburn. Ellos fueron los primeros, que con fines comerciales, decidieron identificar las tramas con nombre. En el libro Wilsons' Key Patterns de 1819 incluyeron 250 patrones de los cuales 100 tenían nombre. Esta compilación no sólo incluía sus diseños, sino también otros recolectados de toda Escocia.

Geoffrey (tailor) kiltmaker en la Royal Mille

Anterior a ello en 1815 la Highland Society of London invitó a los clanes escoceses a inscribir las muestras de sus tartanes familiares. En el proceso se "regularizaron" algunos antiguos y se crearon otros con los nombres respectivos, iniciándose la tradición de asociar al tartán con el nombre de un clan. Ello se reafirmó con la la visita del Rey Jorge IV en 1822 al "festival costumbrista" organizado por el famoso novelista escocés, Sir Walter Scott, en Edimburgo. En la oportunidad, Sir Walter impuso como dress code la obligación de vestir tartán (el kilt es la falda de tartán). Su osadía le permitió ser considerado uno de los grandes promotores del tartán como un elemento de la identidad escocesa.

Por su parte, en 2008 el Parlamento Escocés estableció el Registro Escocés del Tartán para proteger, promover y preservar el tartán. Se dice que a la fecha poseen alrededor de 7.000 diseños registrados. Sin embargo, en mi visita a Edimburgo supe también que hay una tienda junta al Castillo de Edimburgo donde uno puede crear su propio tartán y registrarlo a su nombre. Obviamente debe ser original y no estar en la base de datos.


Pero ¿dónde comprar tartán? En Edimburgo la calle más popular para adquirirlo es la Royal Mille. Allí es posible encontrar muchas tiendas que lo venden como tela, faldas, vestidos modernos de estilo punk, boinas, chaquetas, carteras, y un largo etcétera.




Sin embargo, hay que tener cuidado al adquirirlo, porque no todos tienen la misma calidad, lo que es fácil comprobar no tan sólo al comparar precios, sino también tocándolos. Los de lana natural se notan en seguida, no sólo por su grosor, sino también por su textura suave sobre todo cuando son de lana merino.


Nosotros le compramos una boina a Leti de un tartán rojo con verde y nos costó 20 libras, alrededor de $20.000, lo que puede sonar caro, pero para nosotros valió la pena.

Ahora las faldas de buena calidad rondan entre 65 a 80 libras, lo que serían unas $65.000 a $80.000 app. Yo estuve tentada de comprarme una, por la belleza del trabajo manual y su estética, sin embargo a último momento no lo hice, porque no supe si realmente la usaría. Pero quizás si vuelvo a ir, me compraré un par de yardas (hay desde 3 libras el metro hasta sobre las 60 libras) para algún proyecto fashion futuro no definido aún.


¿Has tenido alguna vez alguna prenda de tartán? ¿te comprarían un kilt si fueras a Escocia?

(Las fotos corresponden a tiendas que se encuentran en la Royal Mille a excepción de la Scottish Regimental Store que está en una calle perpendicular, Jeffrey Street) 

4 comentarios:

  1. simpatico reportaje , como la mayoria, no, la boina no esta cara!! es lana y dura una "eternidad"..y como tu dices, las lanas son suaves, la calidad se NOTA, eso es muy importante..estas obligada a venir a buscar tu tartan merinos por estos lados!!! jijijiji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí! lo que pasa es que como recibimos tartán de mala calidad por estos lados, no tenemos claro cuáles son los precios. Para mí la boina me pareció una inversión. Moda heredable 100%. Gracias por tu comentario querida Patty.

      Eliminar
  2. Sofía ,personalmente agradesco compartas estas cosas,conocer y entender los orígenes de la ropa que usamos o hemos usado- creo haber tenido alguna prenda de tartán también de niña-ha estado siempre ligado a situaciones relevantes de la humanidad ,le quita la frivolidad mal entendida de la moda a mi parecer y le entrega el valor que me parece debe tener,nada es por que sí .
    Saludos Sofía
    Glo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que te gustó la nota Glo. Para mí también fue un descubrimiento toda su historia y como dices, cambió complemente su sentido y significado. Ahora miro el tartán de manera más compleja y valoro aún más toda su carga identitaria.

      Slds!

      Eliminar

Todos los comentarios realizados en este blog son de exclusiva responsabilidad de quien los escribe, por eso te pido altura de miras y conversación - discusión sin ofensas o acusaciones que no se puedan probar. QT es un medio colaborativo, ayúdame a mantenerlo de esa manera.