QT DESTACADO

Sr. Gonzalez estará en 3º edición de Mercedes-Benz Fashion Week Chile

Investigar para crear: el desafío de la moda de autor

El proceso creativo de una marca de moda de autor puede tomar diversos caminos, que la lleven a transitar por las tendencias, la identidad local, el rescate de los oficios, nuevas tecnologías, etc. Sin embargo, si esta ruta no se realiza a conciencia, es decir, con una metodología de trabajo que suponga revisar tanto los referentes locales como internacionales, además del pasado, presente y "futuro" de la industria, las posibilidades de "repetirse" o desarrollar productos con "aires de copia" son infinitas. Pero ¿cómo evitar aquello? ¿cuáles son los pasos fundamentales de esta investigación antes de la materialización en una prenda? Hoy lo esbozo.

La investigación como base para la creación


Cualquier profesional que se desarrolle en alguna área del saber, tiene claro que la investigación es la base del conocimiento. Gracias a este proceso podemos comprobar si nuestras tesis son efectivas o no; si hay personas que pensaron lo mismo que nosotros antes o si nuestra idea podría ser llevada a cabo desde un prisma que aporte al desarrollo de lo ya explorado por otros.

El diseño y particularmente la moda, no es ajena a lo anterior. Más aún cuando se desea el apellido de "autor", lo que supone un proceso creativo con un alto componente de innovación y originalidad, que se manifiesta en un relato propio; cuyo resultado se expresa en una marca (homónima o propia).

Esta definición obliga a abrir los sentidos, salirse de los lugares comunes y asumir con humildad que "el hilo negro" fue inventado hace siglos. Es decir, que probablemente lo que creemos muy de "vanguardia" fue creado muchísimo antes, por lo que para darle un giro o efectivamente salirse de la "media" es necesario sumergirse no sólo en nuestra mente, sino también en libros, las redes sociales, y el entorno.

En términos metodológicos a muy groso modo, la investigación previa a la materialización de la propuesta debería abarcar:

- Revisión del universo asociado al concepto: buscar cuáles son las áreas que cruzan o son transversales al concepto que se explora; revisar qué se ha hecho antes sobre él. Ese camino nos puede llevar a la misma industria de la moda, como también a otros sectores o áreas de estudio, que pueden complementar o complejizar la mirada.


- Revisión de referentes locales e internacionales: la posibilidad de que la idea que tenemos en mente la haya desarrollado otro antes, es muy alta, más aún con las exigencias de novedad que impone el negocio de la moda. Por lo mismo es obligatorio mirar qué están haciendo o qué hicieron tanto las marcas locales como internacionales, que son similares al estilo que adscribimos. De esa manera nos ahorramos las comparaciones odiosas o la "copia por ignorancia".

El trabajo colaborativo no sólo facilita la investigación, sino también la posibilidad de salir del lugar común

- Revisar la historia: un país sin memoria es un país está condenado a cometer los mismos errores. Haciendo un símil a esa frase, una marca que no mira la historia de la moda es vulnerable a copiar. Por lo mismo, al igual que el punto 3 es fundamental mirar el origen de las prendas, técnicas o estilos que creemos son novedad, pero puede que hayan sido desarrolladas mil veces mejor por otros en el pasado. Eso obliga a innovar o darle un giro, que es imposible de prever si no se ha realizado esta revisión.

Leer sobre la historia de la moda es un excelente ejercicio para crear con humildad 

- Revisar / interactuar en las redes sociales: las redes sociales pueden ser un interesante espacio para conocer las necesidades, intereses e incluso hacer "focus group" del concepto en estudio, tanto con consumidores en general como con expertos cuyo acceso es muy fácil por esta vía. Además, los mismos usuarios nos pueden advertir si es que estamos caminando por una vía muy "ídem". Acá no se trata de revelar toda la idea, sino de ir tomando caminos paralelos que nos entreguen luces.

- Mirar el futuro: para ello no es necesario tener una bola de cristal, sino que leer las tendencias que está proyectando la industria para el sector, así también como para la técnica, estilo o materialidad que deseamos utilizar. Ello permite ir un paso más allá e innovar.

Con este punteo básico no sólo se puede crear "moda de autor", sino también se abre la oportunidad de desarrollar una propuesta que destaque y que en el futuro sea referente o referencia para otr@s.

¿Qué valor le das a la investigación en el proceso creativo? ¿qué otros pasos agregarías?

(Foto principal por WoldSkills UK / Otras fotos por pexels y wikimedia)

0 comentarios:

Todos los comentarios realizados en este blog son de exclusiva responsabilidad de quien los escribe, por eso te pido altura de miras y conversación - discusión sin ofensas o acusaciones que no se puedan probar. QT es un medio colaborativo, ayúdame a mantenerlo de esa manera.