QT DESTACADO

Visita la exposición aniversario de QT

La insurrección femenina de Lupe Gajardo: desfile AW2017

La diseñadora nacional Lupe Gajardo (marca homónima), no quiso adelantar detalles de su desfile otoño invierno 2017, ni tampoco entregar demasiadas pista para su posterior interpretación. Su objetivo (lo deduzco) era sorprender y lograr que cada uno de los asistentes de la pasarela del martes 28 de marzo -en el impactante estudio Nostalgic en Bandera con Rosas- desarrollara su propio relato. Para mí, sin duda, su puesta en escena fue una llamado a la insurrección femenina, un juego de humor negro y un punk velado, que nos habla de una continuidad conceptual y de una maduración creativa. Te invito a revisarla.


La mujer y la moda según Lupe Gajardo en su AW2017


La historia de la relación de las mujeres con la moda está marcada por una tensión permanente entre "el ser y el deber ser" social. En el desfile de Lupe Gajardo pudimos percibir esta paradoja, donde dos tipologías de mujeres seducían a través de lo evidentemente femenino, y lo "tradicionalmente masculino". Lo desnudo y lo oculto.


El recorrido partía con un guiño estético al romanticismo naif de una joven y rebelde María Antonieta (imposible no evocar la popera película de Sofia Coppola protagonizada por Kirsten Dunst), donde las flores en estampados, aplicaciones y bordados se colaban en vestidos muy femeninos de estilo lencero -ceñidos al cuerpo con grandes escotes-; que introducían a los trajes o conjuntos con pantalones.








Luego irrumpía un enterito de aires setenteros, cuya presencia duraba los segundos necesarios para regresar al presente a través del uso de denim deconstruidos muy en la onda Junya Watanabe, y transformados en diversas prendas, donde lo evidente era el camino menos reiterativo.



En esa misma transición volvíamos al pasado con glamorosos dorados, más un styling que recordaban, al mismo tiempo, los años 20 y el frizz de los 70s.



Para mí este juego de mementos sólo reafirmaba el mensaje ímplicito (y quizás hasta inconsciente) de la pasarela: a pesar del contexto hostil hemos logrado revelarnos silenciosamente a través de la apropiación de ciertos códigos que nos han querido imponer, convirtiendo a nuestro vestuario en una arma de insurrección.



Lupe Gajardo, con o sin querer, firmó su propia reivindicación, en la que la feminidad no tiene etiquetas, ni imperativos, sólo fluye y se resignifica desde un vestuario que, por momentos, se confunde con una segunda piel.

Lupe al final de la presentación con uno de sus modelos clásicos

¿Qué te pareció al apuesta creativa de Lupe?


(Fotos por Lontano)

0 comentarios:

Todos los comentarios realizados en este blog son de exclusiva responsabilidad de quien los escribe, por eso te pido altura de miras y conversación - discusión sin ofensas o acusaciones que no se puedan probar. QT es un medio colaborativo, ayúdame a mantenerlo de esa manera.