¿Fashionista amante de los clones? La moda fake

En el mercado de la Seda en Beijing un cartel proclama “no vendemos falsificaciones…” Sin embargo, a la vuelta de la esquina una tienda de carteras te ofrece catálogos completos de falsificaciones de las marcas más importantes de la escena fashion mundial. Si bien en Latinoamérica no es tan burdo el asunto, las copias de grandes marcas de moda también están en las cunetas. ¿Eres una fashionista amante de los clones?

Me cargan las falsificaciones. Me siento incómoda y hasta ridícula con ellas. Debo reconocer que en Beijing me compré una cartera que me pareció de una bonita línea, que asumo debe ser una copia de alguna cartera famosa, pero sin logo (sería ilusa pensar que es creatividad local en el Mercado de la Seda). Es decir, una réplica o clon sin nombre. Ello porque me ponen nerviosa las cosas fake, su simple “olor” me espanta.

La cartera que compré en el Mercado de la Seda de Beijing

No me considero una purista al estilo de los promotores de iniciativas como SOPA (que no comparto en nada). Pero sí soy una defensora de la creatividad y del esfuerzo por tratar de generar mundo e identidades creativas en la moda. Por ello entiendo la furia de muchos diseñadores internacionales, que incluso han creado campañas como You can't fake Fashion.

Seamos honestos. En la moda internacional está institucionaliza la copia (que algunos llaman homenaje). Si no, cómo me explican que muchas marcas de retail clonen, sin arrugarse, las prendas it de las pasarelas más importante del planeta. De hecho, hay blogs especializados en seguirle la pista a esta práctica como el entretenido Devil wears Zara, que ahora está bajo el alero de Vogue España.

Un ejemplo de clones descubierto por Devil wears Zara. Los originales son de Louis Vuitton

Según leí en un reportaje, esta práctica ha permitido la "democratización de la moda" y algunos consideran que beneficia a la Casas de Moda, ya que quien consume un clon, en poco tiempo -dos años app- compra la real. Mientras otros dicen, que la velocidad de las tendencias y la obligación de las grandes marcas por responder a los deseos de las fashionistas generan oscuros círculos de explotación humana y medio ambiental.

Latinoamérica no está ajena a este fenómeno. La globalización de la tendencias y el deseo incontenible de muchas fashionistas por tener las prendas it en su clóset, las lleva a acceder a los clones que valen una pequeña fracción de las originales. ¿La moda de autor se libra de este compartamiento? Lamentablemente no.

Si bien la copia no es a nivel masivo, si lo es entre pares. He visto el caso de quienes se aprovechan del éxito de un modelo que causó furor -pasó con los zapatos de tela- y lo reproducen como propio. En ese caso, el diseño original puede llegar a disolverse en la medida que no esté patentando o la marca que lo produjo inicialmente, no haya logrado un buen posicionamiento en el mercado.

La advertencia del sitio de Christian Louboutin lo dice todo. Sin duda, se aburrió que le copien e intenta informar a sus clientes para que no los hagan lesos

Sin duda sería iluso pensar que la copia se acabará con leyes, porque la masividad del conocimiento y el flujo de información es parte de la cotidianidad del siglo XXI. Sin embargo, este contexto obliga a  los creativos a pensar cómo cautivar a sus clientes y cómo educarlos en la preferencia de la original por sobre la copia. Por otra parte, los consumidores no podemos hacernos los locos y tenemos que entender que si no jugamos limpio, avalamos prácticas que incluso pueden estar ligada a la explotación de personas, lejos lo más grave de este fenómeno.

¿Has consumido clones? ¿qué te motivó a comprarlos? ¿cuál es tu posición frente a ellos?


6 comentarios:

  1. Buena nota Sofi!
    Soy una fiel oponente a lo fake. Hace dos temporadas incorporé la leyenda "Fake no More" en una tshirt, la repercusión fue tan buena que seguimos produciéndola y hoy ese diseño permanece en todas las colecciones que realizo (variando las estampas y colores pero con el mismo mensaje).
    Encontré que son muchas las mujeres que como nosotras se oponen a esta movida pro fake y que por otro a través de este tipo de diseños intento concientizar sobre lo que hay detrás de cada una de estas "réplicas". El diseño puedes verlo en mi página de facebook/graypaula.

    Un beso y como siempre un placer leerte!
    Paula

    ResponderEliminar
  2. Pau, me encantaría tener una de tus poleras para pasearme con una gran sonrisa en mi próximo viaje a China, porque apoyo completamente la causa!. Felicitaciones por la valentía, porque no tod@s se atreven a levantar la voz en estos temas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Sí es muy sabido que las grandes tiendas envían a ejecutivos a comprar ropa de diseñadores en EEUU y Europa y luego los envían a China a negociar la confección para sus tiendas a precios bajísimos, le cambian por ahí algún detalle y la marca. Igual son piratas no?
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que no tengo una opinión muy fija a este respecto, nunca me he limitado en comprar algo que podría ser una copia, pero no por más que pienso no se si lo he hecho finalmente. Pero claro, como compro en multitiendas probablemente si eh comprado algo "fake" ya que ellos copian todo jajaja.

    No soy muy purista con el tema debo reconocer, además de informarme más.

    Cariños Sofi, siempre es un gusto leerte :)

    ResponderEliminar
  5. Hola Sofía! primera vez que posteo, pero te leo siempre, con respecto a esto, yo tengo una opinión bien tajante y la verdad es que yo asocio las imitaciones a aparentar, para que tener una Louis Vuitton si no puedes comprarla?, es decir me puedo comprar una de cuero bonita sin aparentar marca, yo amo algunas marcas pero me doy el esfuerzo de comprar una Louis Vuitton por ejemplo o tener Chanel.

    Odio las imitaciones!! matan la industria.

    Un abrazo Sofía @_ebitter

    ResponderEliminar
  6. "Dime lo que llevas y te diré quién eres". Sirve en este caso, no?
    Saludos,

    ResponderEliminar

Todos los comentarios realizados en este blog son de exclusiva responsabilidad de quien los escribe, por eso te pido altura de miras y conversación - discusión sin ofensas o acusaciones que no se puedan probar. QT es un medio colaborativo, ayúdame a mantenerlo de esa manera.