QT DESTACADO

Moda solidaria: el modelo de los Charity Shops en Reino Unido

La muerte de las tendencias en la moda

Las tendencias han muerto. Su reino ha sido destruido y su espíritu ha sido reducido a una etiqueta comercial que hace rato dejó de gobernar nuestro clóset. Ok, puedo estar exagerando, pero cada vez que terminan las semanas de la moda en las diferentes capitales fashion del mundo, mi conclusión es una: se observan "coincidencias" (tendencias), que logran guiar a la industria, pero que no perturban las conciencias de los fashionistas responsables. ¿Por qué? Hoy lo analizamos.

¿El fin de las tendencias?


Las tendencias suponen un patrón de comportamiento o una idea que se mueve hacia cierta dirección. En el caso de la moda, las tendencias son una referencia orientadora para la industria, que define la producción a través de ciertos patrones de colores, siluetas, texturas y materialidad. Si bien su proceso de gestación se acuña incluso con años de anticipación, nosotros sólo las visualizamos en los colgadores de las grandes marcas, cuando se inicia la temporada.

La empresa argentina Visiones Trends Forecasting realiza levantamiento de tendencias durante todo el año. Los desfiles son parte de este proceso

No obstante, con la globalización de las comunicaciones, los blogs y las redes sociales, podemos saber casi un año antes que se usará. Lo curioso es que ese mismo fenómeno las ha relativizado y ha permitido que ya no sea un puñado de tendencias las que impongan el presente, sino muchas que conviven a la par, sin temor al avance de los meses.

Para algunos esas "tendencias atemporales" son lo que conocemos como "estilos del vestir". No obstante, lo que me parece interesante de observar es que más allá de lo que dicte la industria, hoy se puede usar de todo y no desentonar. Incluso se puede omitir por completo las tendencias de temporada y no ser tachado de "pasado de moda" (old fashioned). Todo ello dentro de un marco en el que la indumentaria no parezca disfraz, sino que exprese un concepto de ayer, hoy o mañana, que puede coquetear con la extravagancia, pero sin transformarse en ella.



Vivimos en un siglo en el que la velocidad de cambio ha obligado a resignificar mil y una vez lo que ya se usó, por lo que la curva de caducidad se ha relativizado e incluso el arte de combinar las tendencias de cualquier momento se ha transformado en una cualidad muy valorada.

Hoy podemos vestirnos sin importar qué es lo que dice la industria. La moda de autor es un fiel reflejo de ello, sobre todo cuando se desmarca de los grandes discursos y crea uno propio, mirando lo global, pero reinterpretándolo con lo local.

Los relatos individuales y de pequeños colectivos -expresados en el street style- hoy son lo que crean realidad y mutan con la soltura  que les brinda la libertad de comunicar sin temor a lo que dicte la masa. En esta ecuación también la conciencia hacia el consumo responsable juega un rol fundamental, ya que entiende que la mejor manera de comprar moda no es a través de la tendencia, sino mirando a la prenda como posible objeto de herencia.

¿Murieron los tendencias? Yo me la juego por un minuto de silencio...


0 comentarios:

Todos los comentarios realizados en este blog son de exclusiva responsabilidad de quien los escribe, por eso te pido altura de miras y conversación - discusión sin ofensas o acusaciones que no se puedan probar. QT es un medio colaborativo, ayúdame a mantenerlo de esa manera.