QT DESTACADO

Moda solidaria: el modelo de los Charity Shops en Reino Unido

Yo lo probé: activador Striplac peel-off de Alessandro International

Uno de los aspectos que más me desagrada del esmaltado "permanente" es su proceso de remoción, ya que si no se hace en la peluquería / salón las posibilidades de que las uñas queden muy dañadas son enormes. Sin embargo, con el esmaltado Striplac, semi permanente, de Alessandro International esta situación dejó de ser un problema al momento de decidir si esmaltarse de esta manera o no, ya que cuenta con producto removedor que permite hacerlo en casa: el activador Striplac peel-off. Yo lo probé y hoy te cuento si el "milagro" es como lo cuentan.

Activador Striplac peel-off de Alessandro International


Decidí hacerme el esmaltado semi permanente, Striplac, porque me fue muy bien con la uña que me pintaron en el lanzamiento de Alessandro International, y porque su durabilidad es intermedia, lo que me permite tener las manos bien arregladas si tengo una semana de eventos u otras actividades. Además, incluso sacándomela "a la mala", mi uña no se debilitó. Ese punto, me animó a hacerme la manicure Striplac, en esta oportunidad, en ambas manos.


Mi idea eso sí, era poder sacármela en mi casa y no depender de una hora a la peluquería / salón para ese proceso, ya que me tiempo es muy limitado. Por ello luego de acudir a Palumbo, me compré el activador Striplac peel-off, que me costó alrededor de $5.900 (US$9.5 app).


Si bien la duración de las uñas fue algo menor de la prometida (la primera vez que me la hice en las dos manos, esta semana me la hice otra vez), se lo adjudico a que la manicurista que me la hizo no tenía lo misma experiencia de quien me la realizó en el lanzamiento, donde el esmaltado duró mucho más de los 10 días prometidos. Pero más allá de ello, mis uñas no daban para más y necesitaba sacarme el esmalte. Por eso, tomé mi activador Striplac peel-off de Alessandro International y lo apliqué en la uña como me dijo la minicurista: en la orillas de la uña, esperar un rato y luego solo se saldría. Si no resultaba, aplicara más.


La verdad su consejo me sirvió en muy pocas uñas, porque en otras el esmalte estaba muy adherido, lo que me motivó a aplicar el activador como si me estuviera esmaltando (el formato es como de esmalte, con pincel).

No obstante más allá del modo o la cantidad que utilicé, un asunto fue evidente: el esmaltado salió completo sin dañar mis uñas. En algunos casos tuve que desprenderlo como si pelara una cebolla y, en otras, se soltó naturalmente lo que me permitió tomar y sacar el esmalte de una sola vez (como en la foto de arriba).

Yo estoy encantada con el resultado, y ustedes ¿lo probarían?

1 comentario:

Todos los comentarios realizados en este blog son de exclusiva responsabilidad de quien los escribe, por eso te pido altura de miras y conversación - discusión sin ofensas o acusaciones que no se puedan probar. QT es un medio colaborativo, ayúdame a mantenerlo de esa manera.