QT DESTACADO

Visita la exposición aniversario de QT

¿Cómo armar un clóset inteligente y sustentable?: 7 consejos prácticos

Para iniciar la transición hacia un consumo de moda consciente y responsables se requiere sólo de orden. Tal cuál como lo lees, porque el caos del clóset / armario, lo único que genera, es incertidumbre respecto a lo que se tiene, y una sensación permanente de "no tengo nada que ponerme". Sin embargo, cuando se logra despejar la montaña de ropa, se clasifica, prioriza, arregla y/o regala, la ansiedad disminuye y el vestir inteligente comienza a ser parte de la cotidianidad. Pero ¿cómo armar un clóset inteligente y sustentable? Acá te doy 7 consejos prácticos que sólo requieren de voluntad y un poco de tiempo.

7 consejos prácticos para armar un clóset inteligente


Antes de enumerar los consejos es necesario clarificar qué se entiende por clóset inteligente. Para mí es aquel que tiene todo lo necesario para que el acto del vestir sea un reflejo de nuestra identidad, e incluso nos empodere ante el resto. Ello supone disponer de un "fondo de armario" de prendas básicas que puedan ser combinables y accesorizables, además de otras que nos entreguen ese "toque" que marcará nuestro estilo. ¿Cómo conseguirlo? Trataré de descifrarlo en 7 puntos.

  1. 1- Preguntarse ¿qué estilo me identifica? Parece una pregunta sencilla, pero para muchos es sinónimo de parálisis, ya que se puede tener una "intención de estilo", pero no verse reflejada en ninguna parte. Por lo mismo, el orden del clóset puede ser una oportunidad para marcar ese "estilo esquivo" y lograr que nuestra identidad o lo que queremos proyectar, se muestre en nuestro vestuario. ¿Qué estilo tengo? Si la respuesta es "no lo sé", trata de imaginarte cómo te gustaría verte. Revisar google imágenes puede ser un buen ejercicio para encontrar esa inspiración que guiará el segundo paso.


  2. Foto: Casamastudios


  3. 2- Clasificar y sincerar lo que se tiene. Lo más problable es que tu clóset posea cierta lógica, pero que de todos modos, te cueste mucho encontrar lo que necesitas o incluso saber si lo tienes. Por lo mismo, "dalo vuelta" y comienza a ordenarlo por categorías tales como vestidos, chaquetas, pantalones, blusas, etc. En este proceso aprovecha de sincerar si efectivamente esa prenda se ajusta al estilo que determinaste en el punto 1 o no. Si la respuesta es "no", tienes 3 alternativas: regalarla, adaptarla a tu "estilo soñado" y conservarla hasta el final del orden para "re-sincerar". Ah! es una buena oportunidad para probarse lo que "se te había olvidado que tenías" y comprobar si la silueta y color tienen que ver contigo.


  4. 3- Revisar si se tienen los 10 básicos. El "gurú del estilo", Tim Gunn, nos facilitaba la tarea de la creación de un "fondo de armario", dándonos una lista de 10 básicos indispensables, que tiene como característica su versatilidad y posibilidad de ser combinados de múltiples maneras, entre ellos o con accesorios. ¿Cuáles son? trench (impermeable), blusa blanca, pantalón de vestir clásico, jeans, vestido negro, vestido informal (de día), chaleco, chaqueta (blazer), falda clásico, un top que sirva para cualquier ocasión. Has un check list, contrastando tu ropa clasificada con ese listado, si te falta alguno es una señal de que quizás debas ir de compras. Si los tienes todos, ahora ya identificados, te será mucho más fácil ubicarlos y usarlos.


  5. Una propuesta de los 10 básicos según De Candia

  6. 4-Crear y anotar posibles tenidas (outfits / looks). Aprovechando que revisaste todo lo que tienes, lo agrupaste y constaste si tenías los "10 básicos", comienza a armar tenidas que usarías en diversas ocasiones tales como trabajo, día hogareño, salida con amigos, salida nocturna, etc. Como la memoria es frágil, te recomiendo anotarlas y/o sacarles fotos de tal manera de hacer un uso intensivo de tu vestuario. Recuerda que Eco Age señala que la medida sustentable de uso de una prenda son 30 veces. Si logras llegar a esa cifra y la sobrepasas, vas por muy buen camino. 


  7. 5- Guardar por categorías y colores: una vez clasificada y sincerada toda tu ropa, guárdala desde una lógica de uso, es decir, colocando los "grupos" más utilizados en los espacios visibles y/o al medio de la barra del clóset, idealmente por colores, ya que ese ejercicio te hará más simple la tarea de ubicar tus tenidas creadas en el punto 4 o armar otras nuevas. Por ejemplo cuelga todos los abrigos en el lado izquierdo, deja los vestidos al medio y a la derecha las faldas y pantalones (si tienes espacio para ello).

  8. Foto por Chachacha

  9. 6- Re-sincera el grupo de los "dudosos". En el punto 2 mencioné que siempre hay un grupo de ropa "dudosa" de la cual nos cuesta desprendernos porque tenemos vínculos emocionales y/o hay esperanza de una segunda vida. Te animo a que vuelvas a mirarla y pienses si otra persona podría resignificarla y de esa manera traspasar algo de su emocionalidad, sin sentir que desaparece de una vez en tu vida o si efectivamente se adaptará a tu estilo ya definido. Este ejercicio supone aprender a desprenderse y entender que si no tiene que ver contigo, es mejor regalarla.  Ahora si no logras hacerlo, guárdala en un pequeño espacio de tu clóset como recuerdo, en el entendido que ese lugar debe ser como máximo el 10% de la superficie útil.


  10. 7- Completa tu listado de básicos. Si en el punto 3 no lograste a completar los 10 básicos, anda a buscarlos con la premisa que requieres de prendas de muy buena calidad, terminaciones y calce, ya que las usarás de manera intensiva. Por lo mismo prioriza telas naturales y cortes clásicos y atemporales. La moda de autor te da múltiples posibilidades en este tipo, aunque también puedes aprovechar la ropa usada o alguna swapt party (intercambio de ropa) para conseguirlos.

En resumen: Tener un clóset inteligente no significa "no comprar nunca más ropa", sino conocer lo que se tiene y utilizarlo intensivamente, haciendo de tu shopping de moda una inversión. Por lo mismo, cada vez que te sientas tentada a comprar, piensa en tu clóset y agrega sólo prendas que podrás combinar con lo que tienes y que lograrás usar 30 veces. Esa cifra clave sumado a la claridad respecto a tu estilo, te ayudarán a ordenarte y a calmar los impulsos. Si tienes dudas si esa pieza efectivamente funcionará con tu ropa, tómale una foto, llega a tu casa y revisa si hace match o no, de tal manera de no llenarte nuevamente de productos que te confundirán.

Recuerda que para que el clóset se mantenga inteligente y sustentable es necesario re-ordenarlo, al menos una vez por semetre, de tal manera de ajustarlo al cambio del clima y así dejar lo que requieras a la mano.

¿Te animas a amar tu clóset inteligente?

(Foto principal: Overshareshow)

2 comentarios:

  1. Simplemente amé este post! Muy útil. Gracias Sofi��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado y haya sido útil. Si necesitas más asesoría, ya sabes dónde encontrarme :) <3

      Eliminar

Todos los comentarios realizados en este blog son de exclusiva responsabilidad de quien los escribe, por eso te pido altura de miras y conversación - discusión sin ofensas o acusaciones que no se puedan probar. QT es un medio colaborativo, ayúdame a mantenerlo de esa manera.