QT DESTACADO

La moda de autor y Balenciaga Shaping Fashion

Historias de moda: el día que conocimos a Sarah Jessica Parker

El nombre de la actriz y empresaria Sarah Jessica Parker (SJP) no es indiferente para los fanáticos de la moda. Su rol de Carrie Bradshaw en la serie Sex and The City la transformó en un referente de estilo e incluso su nombre sonó como la sucesora de Anna Wintour en Vogue USA. Con estos antecedentes sobre la mesa fuimos a conocerla al evento que organizó la multitienda Ripley, que la eligió como su rostro. ¿Qué vimos? Hoy te lo contamos.

#SJPenChile: el evento que la trajo


Antes de partir con nuestra experiencia conociendo a Sarah Jessica Parker, una pequeña aclaración. Ni Sr.Gonzalez, ni yo nos consideramos unos fanáticos de ella. Sin embargo, respetamos su trabajo y comprendemos el papel que ha jugado en la industria de la moda, por lo mismo, nuestra observación de su visita es más bien desde la distancia de un "no fan", que desde la mirada de un groupie.

Pero regresemos a lo que nos convoca. La invitación era clara: a las 19.30 en el Ripley de Parque Arauco participaríamos de uno de los eventos más esperados en la escena criolla: la presentación de Sarah Jessica Parker como rostro oficial de este gran retailer nacional.

Para ello debíamos vestir "formal - estelar" (merece post aparte la interpretación de este dress code) por lo que yo elegí un vestido de la palomita perteneciente a la segunda parte de la serie cápsula que hicimos con Sr.Gonzalez, Los héroes del Pueblo, unos zapatos de Luciana Regolo, un clutch de Fran Maturana y collar de Jorge Caballero. Además la maquilladora y columnista de belleza de Quinta Trends, Macka Claro, se encargó de "hacerme la cara". Sin duda, la ocasión lo ameritaba.


Por su parte, Sr.Gonzalez decantó por una tenida de camisa, pantalón de tela, un prendedor de insecto y una zapatillas United Nude.

Como no teníamos claro el protocolo de la cita, tomamos raudos un taxi que nos llevó hasta la entrada Kennedy de Ripley, donde nos esperaba una "alfombra negra", que pasamos a toda velocidad. Mal que mal, no calificamos como "rostros". En la puerta nos dieron una pulsera y nos dirigimos hasta el piso superior caminando por un pasillo de modelos - maniquies y maniquies de la ropa elegida por SJP. Aunque se nos caiga el carnet, era inevitable no pensar en la película ochentera "Me enamoré de un maniquí".


El lugar del evento estaba dividido en dos espacios. Nuevamente un photocall junto a una terraza con algunas sillas y mesas. Además de un lugar techado ambientaba tipo lounge con sillones, barra abierta, un escenario para música en vivo y una tarima donde haría la aparición Sarah Jessica.

Como soy míope y no llevé mis anteojos ópticos le pedí a Sr.Gonzalez que nos acercáramos lo más posible a la tarima, lo que me permitió estar en una posición privilegiada. Una especie de front row o primera fila de cancha en un recital.


Alrededor de las 21.00 hrs y hasta con una desmayada de por medio (al parecer por motivos de salud), hizo su aparición SJP ante la presentación de Renata Ruiz. En ese momento un gran número de invitados, entre los que se encontraban personas relacionadas a la escena de la moda nacional y cercanos a Ripley, se abalanzaron a la tarima, lo que me obligó a quedar con mis piernas pegadas a ellas (Sr.Gonzalez fue más práctico y se quedó en "segunda fila" lo que le permitía huir) y con el temor de ser aplastados por una fanaticada que gritaba "I love you Sarah, "you are wonderful" e intentaba infructuosamente que se tomara un selfie con ellos.


Sin embargo, antes de detenerme en este punto, nuestras impresiones hacia Sarah Jessica Parker. Si bien se había dicho que vestiría de un diseñador nacional (ya te daremos detalles sobre eso), finalmente decantó por un vestido negro y unos zapatos de su marca. Uno de los aspectos que nos llamó la atención fue su simpatía, sencillez y extremada calma para abordar los gritos de sus groupies. De hecho, por más que se nos animó a mirar el video que hizo para la marca, absolutamente nadie le despegaba los ojos de encima, lo que supuso que después de un intercambio de palabras breve y un acercamiento al público, tuviera que retirarse casi corriendo para no ser "devorada por sus fans".



Eso nos hizo pensar los sentimientos que genera y las reacciones casi infantiles de muchos "personajes" (surrealista fue el episodio groupie de Lucho Jara por una foto) y personas relacionadas directa o indirectamente con la moda nacional. Much@s perdieron la compostura y, nos da la impresión, obligaron a modificar la idea inicial de que SJP pudiera caminar como una más, entre los invitados. Mal que mal, no había nadie en el salón que estuviera acostumbrado a codearse con una estrella del cielo hollywoodense, y las posibilidades de que terminara sin un mechón eran altas.

Pero, más allá de toda esta gran anécdota. Nos preguntamos, ¿cuánto aporta la visita de una figura como ella a la industria de la moda chilena? No lo tengo claro, porque si bien Ripley tuvo la buena idea de convocar a diseñadores nacionales a vestirla, la casi nula difusión del asunto, le restó impacto y la posibilidad de haber generado un diálogo respecto de las oportunidades de la moda local de llegar a las grandes ligas en las que ella se mueve.


Al final su venida a Chile se circunscribió a la clásica aparición tipo "cometa Halley" de un famoso. Además de muchas historias e impresiones favorables a su persona, no logró la trascendencia que podría haber conseguido si realmente actores como Ripley comprendieran su rol en la creación de un sistema moda, que no se crea solo, sino necesita del apoyo mancomunado tanto del sector privado como público.

Nunca sabremos si para SJP eso realmente habría sido un tema de interés... habrá que esperar una nueva visita o la maduración de nuestra escena para generar estas conversaciones.

2 comentarios:

  1. Jajaja Un desastre al parecer el evento... digo, para lo que pudo llegar a ser. Pero bueno, para otra ojalá resulte más provechoso.
    Por otro lado, no es por ser la del comentario mala gente, pero sí... me distrajeron demasiado las sandalias de Renata, con sus deditos volando por el borde, jajaja.

    ResponderEliminar
  2. podrian haber puesto a una presentadora mas petite... semanticamente se ve feo que la estrella de la noche se vea tan bajita. Y queda claro que el star system chileno es mas un planetoide igualado, mostrando la hilacha en mala. PD: Lucho Jara seguramente queria practicar su ingles!

    ResponderEliminar

Todos los comentarios realizados en este blog son de exclusiva responsabilidad de quien los escribe, por eso te pido altura de miras y conversación - discusión sin ofensas o acusaciones que no se puedan probar. QT es un medio colaborativo, ayúdame a mantenerlo de esa manera.